Responder al tema  [ 27 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Un exito antinatural 
Autor Mensaje
Senior Member

Registrado: 31 Dic 1969 19:00
Mensajes: 4526
Ubicación: .
Nota Un exito antinatural
Cuando renuncié a mi empleo para no volver a verle la cara al jefe pensé que esa etapa de mi vida quedaba definitivamente en el pasado. Conseguí un nuevo trabajo en el que me sentí feliz durante tres años. Aquí venía él de vez en cuando, puesto que ambas instituciones tenían cierta relación y algunos proyectos en conjunto, pero de visita todos somos buenos. Hasta ese día.

—¡Buenos días!

—¡Hola! ¿De visita otra vez?

—No. ¡Hoy comienzo a trabajar aquí!

El mundo se derrumbó sobre mi cabeza. ¿Trabajar aquí?

—Sí, en la Dirección.

¿Y encima en la Dirección? ¿Labor supervisoria?

Durante algunos meses lo ignoré, pues él estaba en sus labores y yo en las mías. Pero un día empecé a ver que su actitud había cambiado. Ahora se paseaba por los pasillos con una arrogancia nueva. Al poco tiempo de notar el cambio, supe la razón: lo habían nombrado para El Cargo, nada menos que el chivo que más mea, apenas por debajo del Presidente. Había vuelto a ser mi jefe, aunque esta vez, gracias al Cielo, con dos supervisores más entre él y yo.

Aparte de encajar el golpe, y aceptarlo, y tratar de vivir con esa desagradable presencia tan cerca, apenas a tres oficinas de la mía, aparte de eso empecé a preguntarme qué hacía este señor, al que no le encontraba cualidad alguna, para tener tanta suerte en la vida.

Él había empezado mal su carrera, lo cual no es sorprenderte una vez que uno ha visto su forma de trabajar. Renunció a su primer empleo porque no soportaba que le dieran órdenes. Lo echaron del segundo por participar en una huelga fracasada. Trabajó un tiempo por su cuenta, siempre al borde de la quiebra. Pero un día su suerte cambió de forma radical. Lo recontrataron en su segundo trabajo con un cargo de alto nivel (fue entonces cuando lo conocí), y ascendió dos veces en menos de tres años. Cuando la cosa se puso difícil en aquel lugar, lo “recomendaron” en este nuevo sitio que yo había convertido en mi nicho y en el cual tenía esperanzas de ascender. Y al poquito tiempo, ¡zas!, un nuevo ascenso. ¡Que sólo le faltaba destronar a la jefa-jefa y se apoderaba de todo!

Era casi divertido. Todo el mundo hablaba mal de él. Todo el mundo lo describía incompetente. Todo el mundo se preguntaba cómo era que él tenía un cargo de tanta responsabilidad. Y él, ascenso tras ascenso, a pesar de ello. Era como con los rumores: cada persona sabe que pasó tal cosa, pero nadie en realidad lo ha vivido, siempre fue al primo de un amigo, o algo similar. En el caso de este señor sucedía que nadie sabía cómo había llegado a este nivel, todos se preguntaban quién lo habría considerado, y cada uno pensaba que quizás habría sido el de al lado.

No, definitivamente no era natural. Y, como tengo una imaginación muy viva, empecé a fantasear con que él le había vendido el alma al diablo. Lo malo es que la fantasía empezó a cobrar un aspecto de obsesión, y de esa forma sucedió que me decidí a seguirlo un día a su casa.

Durante varias noches lo espié por una ventana. Afortunadamente él vivía en una casa en una zona algo apartada, por lo que no había vecinos fisgones que me denunciaran a la policía. Cuando ya estaba a punto de darme por vencida, ocurrió algo interesante: hubo un cambio de directivas, y la cosa se puso un poco… peligrosa para los cargos altos como el de él. Y me dije que si él había vendido su alma al diablo, tal vez tuviera que “renovar el contrato” para salvarse de esta nueva contingencia gerencial. Y retomé la vigilancia con nuevas ganas.

Fue así que una noche lo vi sacar de su biblioteca un libro grande y pesado. Lo abrió, pero me dio la impresión de que se había abierto solo. Lo puso en un atril y dibujó algo en el suelo. Un pentáculo de protección, supuse yo. No soy capaz de describir los movimientos rituales que efectuó, ni la forma tan… extranjera… en que se movían sus labios. Apenas puedo recordar la forma en la que se materializó ese demonio en el centro del pentáculo, o al menos no puedo hacerlo sin sentir un escalofrío en la espalda. Hasta ese momento sólo se habían confirmado mis temores.

Lo que jamás había podido imaginar sucedió después. Él borró un trozo del presunto pentáculo con el pie y el demonio lanzó una risotada que hasta yo pude oír. Estuve a punto de huir, sobre todo porque el demonio se hinchó y empezó a sacar púas de lugares anatómicamente imposibles, pero temí que me vieran o me escucharan, así que me quedé muy quieta en mi atalaya. Dio un paso al frente, rugiendo y se lanzó contra mi jefe. Pensé que lo iba a destrozar. Eso, tal vez, hasta me hubiera gustado. Pero entonces el demonio se detuvo. Mi jefe estaba haciendo unos gestos con las manos y deduzco que lo contenía con alguna fuerza restrictiva. Entonces fue él quien comenzó a cambiar. Creció, su rostro cambió, su piel se volvió correosa. Llegó a medir más de dos metros, su cabeza inclinada bajo el techo, y le llevaba al menos veinte centímetros de estatura al demonio. Y abrió la boca, grande y llena de colmillos, babeante, con una lengua bífida que salió disparada hacia los ojos del demonio, hincándose en ambos.

Mi jefe (¡…!) levantó al demonio, ahora sangrante, con la sola fuerza de su lengua, que entraba por los ojos y salía por la nuca del monstruo. La boca se abrió más y más… y se lo tragó. Pude ver, literalmente, cómo se fortalecía con la energía demoníaca.

Entonces, giró su rostro en mi dirección. Sé que no podía verme en el lugar en el que yo estaba, pero juro que por un momento pensé que se lanzaría contra mí y me destrozaría para que no pudiera contar lo que había visto. Y apostaría a que su boca hizo una mueca, muy sutil, eso sí, que lejanamente podía pasar por una sonrisa sardónica.

Desde entonces, todas las mañanas le doy los buenos días muy educadamente en la oficina. Y trabajo mucho.

_________________
--------------------------------------------------------
Toy rodeao e puros weones

http://angeldemoniorock.blogspot.com


25 Mar 2010 21:21
Perfil Email
Senior Member

Registrado: 31 Dic 1969 19:00
Mensajes: 4526
Ubicación: .
Nota RE: Un exito antinatural
¿alguien que lo resuma.que cosa mas larga, no tengo tiempo...

este weon no lee ni las tiras comicas... con cuea seran 10 lineas?

_________________
--------------------------------------------------------
Toy rodeao e puros weones

http://angeldemoniorock.blogspot.com


26 Mar 2010 05:05
Perfil Email
Senior Member
Avatar de Usuario

Registrado: 20 Ene 2009 11:46
Mensajes: 1143
Ubicación: .
Nota RE: Un exito antinatural
¿¿alguien que lo resuma.que cosa mas larga, no tengo
¿tiempo...
¿
¿este weon no lee ni las tiras comicas... con cuea seran 10
¿lineas?

ni los titulos jeje

_________________
firma


26 Mar 2010 05:08
Perfil Email
Senior Member

Registrado: 31 Dic 1969 19:00
Mensajes: 4526
Ubicación: .
Nota Mecamorfosis
Veo mi rostro en el espejo y siento asco.

Sigue siendo tan orgánico, tan continuo y opaco. Mi cuerpo entero permanece prisionero bajo el analógico yugo de la condición humana. Aquellos patéticos cinco sentidos restringen la verdadera esencia de la libertad. Soy incapaz de ver más allá de la luz visible, soy incapaz de sentir los extremos del calor y el frío y mi audición se limita a un rango asfixiante. Mis manos son débiles instrumentos comparados con la fortaleza del acero y mis piernas resultan inútiles ante la energía de un motor.

El mundo que me rodea, lleno de risas, llantos e hipocresía, me produce náuseas. Los sentimientos hacen a las personas vulnerables, incompetentes. Aún la mente más racional puede llegar a ser presa de la pasión o ser víctima de la estupidez. La imperfección celular se manifiesta en todo lo vivo e impide a los seres persistir e ir más allá de sus propios límites físicos. La realidad así no tiene sentido, resulta absurda y claustrofóbica.

Pero todo eso va a cambiar…

Mis instrumentos están listos. Tengo cuchillos, alambres, escalpelos y alicates. Una miríada de clavos y tornillos esperan ansiosos a ser introducidos en mí. Silicio, estaño y baquelita se confunden en una maraña de tecnología lista para deshumanizarme. Me acompañan ansiosos un par de robots, con sus extremidades cortantes y sus relucientes flagelos dispuestos a colaborar sin reparos en mi metamorfosis.

En cuestión de minutos sustituiré mis ojos por deliciosos sensores que mostrarán todos los verdaderos matices del mundo, y el espectro entero danzará ante mí redefiniendo el concepto de belleza. Luego me desharé poco a poco de mi repugnante piel para poner en su lugar sofisticados materiales sensibles a toda clase de formas, texturas, temperaturas y presiones.

Destruiré los viejos mecanismos de mi oído interno y las cavidades serán ocupadas por hermosos transductores de alta definición. Arrancaré mi lengua de un solo tirón y colocaré luego un sinfín de receptores y actuadores que abrumarán mi nuevo cuerpo con sabores y sensaciones jamás imaginadas. Mi obsoleta nariz quedará en el pasado, actualizada por dispositivos capaces de percibir el sutil aroma del hierro fundido a miles de kilómetros de distancia.

Finalizado mi rostro continuaré con mis manos y brazos, arrancando tejidos y músculos hasta alcanzar el frágil hueso. Cambiaré tendones por engranajes y estructuras óseas por metal templado.

En poco tiempo mis vísceras formaran montones de materia en descomposición, mientras mi pecho se llena con tubos, circuitos y componentes. Mi corazón dejará de latir por un instante mientras los robots lo sustituyen por un generador independiente de microfusión, cargado con vida eterna. La sangre correrá hacia el piso presa de la gravedad y el oscuro aceite penetrará mi interior impulsado por soberbias fuerzas hidráulicas. Mis piernas, cuidadosamente separadas del resto de mi cuerpo, darán lugar a una maquinaria transformable capaz de caminar o rodar según sea mi deseo.

Las señales eléctricas me invadirán el cerebro reduciéndolo a una masa amorfa de células muertas y los sistemas artificiales del mundo a mi alrededor se reorganizarán para darme una nueva conciencia que ridiculizará cualquier abstracción concebida por ser humano alguno.

Mi antiguo yo yacerá en el suelo, vencido, y renaceré en medio de sus restos como un fénix actualizado.

Al final, dejaré de ser otro peón más de la vida, obligado a compartir el mundo con seres odiosos, frágiles e insatisfechos. Mi comunión con las máquinas estará completa y erigirán un trono en mi nombre.

Entonces, y sólo entonces, dejaré de sentir asco de lo que soy. El espejo reflejará una estructura irregular, sólida y hermosa. Los electrones en su recorrido estremecerán mis sensores llenándome con una explosión digital un millón de veces superior a la primitiva experiencia orgásmica. La realidad se desdibujará a mi antojo y el universo entero me ofrecerá una reverencia.

¡Oh, ya no puedo esperar más! Debo comenzar a trabajar.

Sostendré con fuerza el escalpelo, y procuraré no gritar…

_________________
--------------------------------------------------------
Toy rodeao e puros weones

http://angeldemoniorock.blogspot.com


26 Mar 2010 05:47
Perfil Email
Senior Member
Avatar de Usuario

Registrado: 20 Ene 2009 11:46
Mensajes: 1143
Ubicación: .
Nota RE: Mecamorfosis
este post va ir cayendo solo

_________________
firma


26 Mar 2010 06:15
Perfil Email
Senior Member

Registrado: 31 Dic 1969 19:00
Mensajes: 4526
Ubicación: .
Nota RE: Mecamorfosis
¿este post va ir cayendo solo

no me cuesta nada seguir escribiendo socio ;)

_________________
--------------------------------------------------------
Toy rodeao e puros weones

http://angeldemoniorock.blogspot.com


26 Mar 2010 09:30
Perfil Email
Senior Member

Registrado: 07 Dic 2007 10:12
Mensajes: 1020
Ubicación: .
Nota RE: Mecamorfosis
mejor escribe un libro y te haces millonario

como yo


26 Mar 2010 11:24
Perfil Email
Senior Member
Avatar de Usuario

Registrado: 20 Ene 2009 11:46
Mensajes: 1143
Ubicación: .
Nota RE: Mecamorfosis
que mejor escriba otras cosas :7

_________________
firma


26 Mar 2010 11:38
Perfil Email
Senior Member

Registrado: 31 Dic 1969 19:00
Mensajes: 4526
Ubicación: .
Nota El Grito
No sé cómo explicarlo. Es difícil describir algo como lo que viví en ese momento. No era cosa de estereotipar acontecimientos. No se puede generalizar de manera alguna el horror, el espanto, el asombro supremo de aquel grito.

En realidad, independientemente de lo que lo originara, el grito se hizo presente casi como una entidad propia, como si un sonido tuviera capacidad de exigir vida y, entonces, hacerse presente a través de la voz de alguna persona. Porque el grito, lo he de asegurar mil veces, se desenroscó como una serpiente, lenta pero voluminosamente, haciendo sentir su peso en cada centímetro ganado, imponente, insondable.

Era… ¿cómo explicarlo? Como si Leviatán surgiera de los mares o, mejor aún, como si un kraken invisible pero detectable, se abriera desde las profundidades de nuestras almas para sujetar con ciclópea fuerza las endebles barcazas de la razón y la cordura, fondeadas en la rada de nuestros sentidos; naves vueltas trizas por la aplastante agonía del grito, creciente, y al mismo tiempo presente e inamovible desde los principios de los tiempos.

Para mi asombro, y cuando esperaba la proximidad de algún final, el grito cobró inusitada fuerza, frenética, alcanzando niveles que creía imposible en voz humana alguna. Más sin embargo he de aceptar que, empujados por la razón y los hechos, lo humano puede quedar atrás cuando lo animal toma riendas y, desenfrenado, se lanza enloquecido a campo traviesa, destrozando en su frenesí los escollos del sentido común, de la lógica y aún más: horadando con sus cascos de posesa bestia, los áureos campos de los propios sentimientos, la fe y la esperanza; tesoros que cultivamos en esas parcelas de nuestras almas que nos recuerdan lejanamente (muy lejanamente, tristemente lo reconozco), cuando éramos ángeles y no demonios.

Y cuando pensaba que no se podía ser peor, que el horror tenía su límite y que estaba yo por llegar a la estación final del asombro, el grito se levantó brutalmente como un dragón de cuyas fauces en lugar de fuego, brotaba a raudales la desesperación, incinerando con golosa crueldad las flores de las almas, de creencias y amores, de sueños forjados, cada uno mayor que el anterior.

Y entre estos campos arrasados, el grito que oía, y cuya fuerza rebotaba contra las paredes de la austera casa, se erguía con su azada, cual dama de la noche, decapitando con certeros trazos los escasos retoños de una maltrecha felicidad.

Corrí entonces, desesperado, tratando de alejarme de aquella gélida entidad en la que el grito se convirtiera y que me perseguía y, en ocasiones, se me adelantaba para interponerse entre los laberínticos pasillos de una realidad tan extraña como el reflejo de un desesperanzado rostro en las turbias aguas de un charco.

Mis piernas, en el lapidario terror de aquella huída sin destino, parecían deslizarse sobre la tenebrosa superficie del suelo, flotando en la ácida nube del pánico. Y aún así, la entidad del grito lograba fácil alcance de mi persona, sin importar cuál ruta tomara o qué tan complejo era mi derrotero.

El grito, cual nube negra, incorpórea y real, me envolvía aumentando su intensidad de continuo, lastimando mis oídos, obligándome a desear la muerte con tan sólo dejar de oírle. Un grito que era la suma de todos los gritos derrotados, amargados, rencorosos, aterrados, corrompidos, esperanzados, heridos, destrozados… en fin, la reunión de todos los gritos desde que el mundo es mundo antes que nos burláramos de Dios al descubrir que Dios se burlaba de los hombres. Por sortilegio de su solo sonido, todo pasillo se me antojaba eterno, toda esquina era una amenaza y toda puerta se adivinaba cerrada.

Y fueron pasillos tras pasillos, puertas tras puertas y escaleras tras escaleras para volver al mismo punto, en donde escuché por primera vez el grito como si cambiar de camino mil veces, nos llevara mil veces al mismo punto de la nada.

Mi corazón latía con tal intensidad que bien podía la fuerza de sus latidos competir con el penetrante grito. Más, ¡ha de mi!, aún entre latido y latido el grito se colaba indetenible, sutilmente, al igual que se cuela la neblina bajo las puertas y entre los resquicios de los castillos que construimos con tantos pedazos lógicos y sensatos, que acababan siendo manicomios y no otra cosa.

Finalmente me di por vencido. Era mejor morir cuando sólo desesperanza nos aguardaba. Las puertas de mi espíritu estaban negadas a la fe. ¿Y que podemos ser sin fe? Sólo vasallos de las circunstancias, brizna de hierba en el viento, nada más.

Fue peor en los postreros momentos, cuando el terror dejó de ser terror para convertirse en resignación y poder así mirar de cara a cara al grito, ya no como presencia maligna y cruel, sino como reflejo negado de nuestro propio ego. Lo sentí serpenteando por mis piernas, apretando, deslizándose sobre mi cintura, buscando mi corazón para aplastarlo.

Cerré los ojos y caí de rodillas. No era rezar lo que quería puesto que si Dios no había escuchado aquel grito (tirano de mis últimas horas, nigromante de mis horrores), tampoco escucharía mis plegarias.

Me di por vencido. Desde que mi padre me expulsó del Edén, nunca enemigo igual tuve. Un enemigo con tanto poder, con tanta osadía y tanta crueldad, que me era inútil resistirme.

Un enemigo que siempre sería mi compañero fiel.

El lastimero grito de mi propia garganta.

_________________
--------------------------------------------------------
Toy rodeao e puros weones

http://angeldemoniorock.blogspot.com


26 Mar 2010 19:33
Perfil Email
Senior Member

Registrado: 31 Dic 1969 19:00
Mensajes: 1971
Ubicación: .
Nota RE: Mecamorfosis
Buenas historias. Breves y al hueso. Literalmente.


27 Mar 2010 04:36
Perfil Email WWW
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 27 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: kneeferearp, Vincentvoink y 158 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
cron
©2010 AUDIOMUSICA S.A.
Todos los Derechos Reservados
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.